Pasa la vida…

Hoy se le ha caído el primer diente (incisivo central inferior) a Isabella; era tan pequeñito, que me ha hecho sentir ternura y un poquito de pena…  mi niña se está haciendo mayor: en septiembre comienza el primer curso de primaria y me hace mucha ilusión que empiece el cole “de verdad”, con sus libros de lengua y de ciencias, sus cuadernos, su estuche con tres cremalleras lleno de lápices nuevos, su diario de clase… Un nuevo mundo se abre ante ella y yo revivo esta emoción en primera persona, no sin un poco de nostalgia de mi propia niñez.

En estos días de calor y apatía, enciendo a diario el ordenador, dispuesta a retomar mi trabajo con la tesina, pero no consigo prender la mecha del estudio: correo electrónico, redes sociales… necesito un asiento ergonómico para mis horas de navegante sin rumbo (¡qué dolor de espalda!). Quizá esta desgana se deba a un surmenage intelectual o a un bajón anímico tras el fallecimiento de mi padre hace ahora un mes: la vida pasa, o nosotros pasamos por ella siguiendo nuestro camino,  renunciando a cosas y diciendo adiós a personas en cada estación, para encontrar nuevas ilusiones a lo largo del recorrido.

Al tomar hoy en mi mano el dientecito de mi hija, me ha recordado la semillita que encierra dentro de sí el misterio del ciclo de la vida, y como estamos en época de cosecha, he decidido recoger aquí este pensamiento y comenzar a trabajar para que futuros proyectos puedan dar su fruto el día de mañana.

Bilingüismo, Identidad, Bilingual, Multilingual, Identity, Spanish, Italian, Learning, Aprendizaje, Literatura, Books.

Bilingüismo Reflexiones Sin categoría